Black Sun Rising, C.S. Friedman

En algún momento del pasado hacerme con la trilogía a la que pertenece esta novela parecía una buena idea. No recuerdo por qué para ser sincera. Pero después de que hayan formado parte del paisaje de mis estanterías sin que nadie les hiciera caso, al fin les llegó su turno. Yay?

Empecé a leer sin tener una idea muy definida de qué me iba a encontrar, la experiencia me ha enseñado que fiarse de lo que dice la portada no es una buena decisión. Tampoco hay que fiarse de los comentarios de loa que aparecen en las portadas, el 90% son mentira. Más o menos tenía claro que es un libro de fantasía con magia en un planeta extraño. Nada muy original, lo sé.

La historia se desarrolla en el planeta Erna unos mil años después de que los humanos llegaran para colonizarlo. Ciertas características especiales del planeta hacen que tenga una suerte de elemento (algo así como un éter) llamado Fae que la mente humana puede manipular de forma consciente o inconsciente. Esto se traduce en lo que tradicionalmente se consideraría magia pero que aquí podríamos decir que tiene una explicación “científica” basada en el Fae. Uno de sus efectos secundarios es que además de “efectos mágicos” puede manifestar físicamente los miedos humanos en forma de criaturas o demonios. Entre los que pueden usar la magia hay una divisón en función si tienen esa habilidad de forma innata, como son los adeptos, y los que la han aprendido, los hechiceros. El libro va desgranando lentamente más detalles de cómo funciona esta magia y el planeta, así como el desarrollo y la relación de los humanos con las formas de vida ya existentes en él antes de su llegada.

El setting es realmente uno de los puntos fuertes de la novela.

La narración es siempre en tercera persona pero sigue a uno de los personajes, sus puntos de vista, reflexiones, acciones, etc. El libro alterna entre un par de personajes, intentando mostrar algo más sobre sus motivaciones y objetivos. Aquí la clave es intentándolo, o no intentándolo…

WOpf0Sf

El enfoque predominante es el del Reverendo Damian Vryce, un monje/guerrero/hechicero. Además de Damian otros personajes relevantes son Senzei, un hechicero aprendiz, y Gerald Tarrant, un adepto en toda regla. ¡Ah! Casi se me olvida, hay una mujer. Ciani, que también es una adepta. Mmm, ¿o eran dos? Sí, a mitad del libro aparece otra. Aunque igual no es así, tal vez fueran dos piedras. Sí, creo que eran dos piedras, Ciani y Hesseth. Perdonad que no lo recuerde pero es que como a veces pasaban un montón de páginas sin que ni siquiera se las mentase es lógico que la memoria me falle.

A pesar de tener un punto de partida bastante interesante la historia no es más que una aventura clásica, a saber, un grupo de aventureros con una misión. En este caso la misión es recuperar la memoria robada de la “protagonista”. El libro se desarrolla más o menos así: Damian llega a una ciudad, conoce a Ciani y se enamora de ella (esto lo sabemos porque nos lo dice el libro, así que nos lo creemos y punto). Un fatídico día alguien la ataca robándole gran parte de su memoria y entonces todos deciden irse en su busca. Todos son Damien, Senzei y Gerald que más o menos pasaba por ahí pero que tiene una agenda oculta y que da su palabra de protegerla y portarse bien con el grupo de aventureros. Es que Gerald es malo, pero muy muy malo. El libro nos dice muchas veces que le gusta cazar doncellas indefensas que sean muy guapas, algo así como un vampiro; además vive en un castillo gótico en mitad de un bosque oscuro con criaturas chungas. Y es superestiloso de la muerte. Ahí es na’, la definición de la maldad.

En fin, tampoco quiero extenderme más. *Black Sun Rising *es un libro con personajes sin personalidad, que cuenta una historia poco original, en el que las dos mujeres ni tienen agencia, ni voz, ni relevancia alguna. Además se exige al lector creerse que el motivo de todo, el amor de Damian hacia Ciani, existe porque sí. La única cualidad que lo redime es el mundo en el que se desarrolla y el pasado que se adivina en él.

Yo también me estoy preguntando cómo he llegado al final y la respuesta es simple: cabezonería. Me propuse terminarlo y lo hice, aunque he de reconocer que las últimas 100 a 150 páginas (de 600!!) las leí un poco en diagonal. ¿Los otros dos libros de la trilogía? Seguirán cogiendo polvo hasta que venza la pereza y me deshaga de los tres.

En fin, yo no lo recomiendo.

Como quiero terminar con algo positivo. si alquien quiere leer un libro con personajes fantásticos que lea All the Birds in the Sky de Charlie Jane Anders, una delicia.